Etiquetas

, ,

punta fina

El TRAZO de una persona es INIMITABLE e INFALSIFICABLE.

Cada persona tiene su peculiar forma de escribir. Por un lado hay quien sujeta el útil más vertical, más oblicuo, más cerca o más lejos del papel, y por otro lado hay quien presiona más o menos en la hoja.

Todo ello hace que el TRAZO sea distinto en cada caso: más delgado o más grueso, más apoyado dejando un surco en el reverso de la hoja o menos apoyado, con una trama de la tinta más uniforme o más porosa, etc. y todo con un significado distinto.

El TRAZO revela las partes del inconsciente profundo y nos habla de la vitalidad del individuo y de cómo organiza sus recursos energéticos.

Conclusión: el FALSIFICADOR siempre termina DELATÁNDOSE.

Anuncios