En la primera parte de este artículo hablábamos de la detección de mecanismos de defensa desde los tipos psicológicos de Freud, en la fase Oral, Anal y Fálica. Observando y analizando la escritura, decíamos, se detecta cuál es la fase que predomina y así poder saber cuáles son las técnicas defensivas que utiliza esa persona en su vida.

Si en ese artículo analizábamos la fase oral, hoy vemos la anal y la fálica.

Fase anal: Formación reaccional, anulación retroactiva, aislamiento y racionalización.

Formación reaccional:

Es una actitud o hábito psicológico de sentido opuesto a un deseo reprimido y que se ha constituido como reacción contra éste.

Se caracteriza por la exageración y el carácter compulsivo, es decir, que para ocultar el origen del conflicto a los demás y hasta a sí mismo, un individuo puede sostener con energía exactamente lo contrario de lo que realmente siente. Dicho de otro modo, consiste en trasformar los malos sentimientos en buenos, como expiación ante la sociedad.

A modo de ejemplo, una persona miedosa puede reaccionar de forma muy audaz y con espíritu aventurero ó bien una madre que en realidad siente desagrado por su hijo, es posible que oculte este sentimiento tratándolo con la mayor solicitud ó bien el caso de la zorra y las uvas: como no llego a ellas digo que no me gustan.

Síndrome Grafológico asociado:

– Escritura hiper-estructurada y rígida.

– Escritura de cadencia.

– Sinistrógira (rasgos de letras que terminan en la zona izquierda)

– Tendencia a un modelo de escritura caligráfica.

Anulación retroactiva:

Mecanismo mediante el cual el sujeto se esfuerza en hacer como si pensamientos, palabras, gestos o actos pasados no hubieran ocurrido, en forma de cancelar los sentimientos que no gustan. Para ello utiliza un pensamiento o comportamiento con una significación opuesta que borra mágicamente lo que le molesta.

Por ejemplo, Anna Freud mencionaba a un niño que recitaba el alfabeto al revés siempre que tenía un pensamiento sexual o que escupía cuando se encontraba con otro niño que compartiese su pasión por la masturbación. En personas adultas es algo más consciente, pidiendo formalmente excusas o estableciendo actos de expiación.

Síndrome Grafológico asociado:

– Retoques

– Escritura convencional y cadenciada

– Aplastada

– Signos de ambivalencia (irregularidad en la inclinación)

Aislamiento:

Consiste en separar la emoción del acto doloroso, aislando los pensamientos del tema que preocupa, olvidando un suceso feo en la vida de la persona, para no sentirse mal.

Aislando contenidos psíquicos, los separa de su contexto para quitarles importancia y rompe una cadena asociativa. De esta forma, ya no vuelve más a la conciencia y si vuelve simplemente lo envuelve con algún ritual (como lavarse las manos) en señal de limpieza del propio suceso.

Como ejemplo claro, basta ver un cine lleno de gente riéndose histéricamente ante el descuartizamiento de un ser humano en la pantalla.

Síndrome Grafológico asociado:

– Óvalos cegados

– Retoques

– Yuxtapuesta

– Espaciada en exceso

– Firma a la izquierda

Racionalización:

Es una distorsión cognitiva de los hechos para hacerlos menos amenazantes. Se trata de una operación intelectual para justificar motivaciones inconscientes intolerantes. Se explica de forma lógica algo que no lo es, y hay que justificar una acción que uno considera reprobable.

Utilizamos esta defensa cuando, de manera consciente, explicamos nuestros actos con demasiadas excusas, por lo que la persona se da a sí misma explicaciones que no son verdaderas, pero que le sirven para convencerse de algo y evitar aquello que le crea ansiedad.

Muchos individuos con un Yo sensible, utilizan tan fácilmente las excusas que nunca se dan cuenta de ellas. Así que, en definitiva, estamos bien preparados para creernos nuestras propias mentiras.

Un ejemplo típico sería poner el despertador pronto porque se tiene que hacer alguna tarea importante y cuando suena apagarlo diciéndose a uno mismo frases como ‘la verdad es que no es tan importante’, ‘seguro que me da tiempo de hacerlo luego en menos tiempo del que creía’. Otro ejemplo sería cuando una persona tiene una cita, pero no acude a ella y se dice a sí misma frases como ‘tal vez no es muy importante mi presencia…’, ‘quizás se le haya olvidado a él/ella también…’

Síndrome Grafológico asociado:

– Escritura estructurada.

– Ligada o hiperligada.

– Rígida. Paralela.

– Trazo neto.

– Clara y sobria.

– Combinada (algunas letras enlazadas por la zona superior)

Fase fálica: Identificación, rechazo y sublimación.

Identificación:

También llamado Síndrome de Estocolmo, la Identificación es una versión de la Introyección, centrada básicamente en la adopción y asimilación de un aspecto o atributo de otro, aunque no de rasgos positivos sino negativos. Si uno está asustado con respecto a alguien, se convierte parcialmente en él para eliminar el miedo.

A modo de ejemplo, podemos observar cómo un niño que convive con un gato de mal genio recurre a maullar y chillar para evitar que le salga repentinamente de un armario o de una esquina oscura.

Síndrome Grafológico asociado:

– Grande

– Prolongada (hacia arriba y hacia abajo)

– Invasiva (ocupación del espacio en la hoja de papel)

– Lanzada (gestos largos y rápidos en algunas letras y finales de palabras)

Rechazo:

Es un mecanismo que consiste en que el Yo rechaza una representación intolerable, simultáneamente con su afecto, y se comporta como si esa representación nunca hubiera llegado al Yo. Es una forma de escapar a la realidad, obstinarse en algo y no querer ver más allá. Es como vivir en un mundo propio sin razonamiento. Su mecanismo base es la paranoia y puede derivar en esquizofrenia.

Síndrome Grafológico asociado:

– Trazo ligero (presión suave sobre la hoja de papel).

– Encabritados (letras o palabras que se inclinan hacia la izquierda con un movimiento y tensión fuerte).

Sublimación:

Sublimar es traspasar una pulsión inaceptable (sexo, rabia, miedo, agresividad…) hacia un objeto moralmente aceptable ante la sociedad.

El individuo se enfrenta a las amenazas canalizando o desplazando los procesos instintivos o impulsos desadaptativos hacia el logro de valores ideales y de comportamientos socialmente aceptables e incluso productivos.

Este es por tanto un mecanismo maduro y enriquecedor de la personalidad, pues permite convertir las pulsiones negativas en positivas.

Así por ejemplo, alguien con impulsos hostiles puede desarrollar actividades como carnicero o deportista, ó bien, un individuo agresivo puede reprimir satisfactoriamente su instinto convirtiéndose en un buen cirujano.

Síndrome Grafológico asociado:

– Buen nivel entre la Forma y el Movimiento en la escritura.

– Escritura armónica (proporcionada, ordenada, clara, sencilla y sobria en general).

– Combinada

– De tamaño más bien pequeño.

– Jambas en vaso (normalmente en letras j, g, p

Publicado por Cat.económica el 9 de febrero de 2017

Anuncios